jueves, 3 de diciembre de 2009

Los medios, la inseguridad y Ricardo Fort

El tema central que ocupa los primeros lugares en la agenda mediática de la actualidad vuelve a ser la inseguridad. Desde los medios se apela al sensacionalismo y al shock emocional para presentar este problema social que, visto desde la perspectiva de los medios, tiende a acentuarse cuando el nivel de conflictividad política disminuye.

La “inseguridad”: una sensación?

Los medios de comunicación, en tanto comunicadores de información, tienen un papel fundamental en el armado de una “realidad” que van tejiendo a partir de esa información transmitida. El hecho de tener el el poder de seleccionar, editar, interpretar y emitir los hechos de la vida cotidiana, les otorga la capacidad de moldear la “realidad” en función de sus intereses.

Por “realidad” nos referimos a lo que en definitiva el consumidor de información interpreta como lo real, lo que pasa hoy y ahora en nuestro país. Como esa “realidad” es una construcción realizada por un medio de comunicación, puede en definitiva no ser “la verdad”. La realidad mediática y la realidad son dos cosas absolutamente distintas.

Dicho esto, podemos aplicarlo a lo que hoy parece ser el “principal problema” de los argentinos: La inseguridad. La pregunta en este caso sería: ¿Pueden los medios de comunicación generar sensaciones de seguridad y de inseguridad, variando la frecuencia de repetición de los hechos que generan esa sensación (asesinatos, intentos de robo, familiares llorando por la muerte de un ser querido)? La respuesta es evidente. Si.

Es decir, si un hecho, como puede ser el asesinato de una persona, no es mostrado por los medios, “la gente” no se entera del hecho (salvo algunos familiares y vecinos del lugar), y en su vida nada cambia. Si en cambio ese mismo hecho es repetido una y otra vez, el efecto que se genera es diametralmente opuesto. No resultaría entonces extraño que medios opositores a la política gubernamental tengan una frecuencia elevada de repetición de los hechos delictivos. Así se instala la “realidad” en las personas.

El éxito o no de la formación de la realidad de un medio depende también del receptor. Es éste último el que en definitiva tiene la decisión de dudar o no de esa “realidad”. Aplicar la lógica del razonamiento para detectar errores o falsos argumentos en el mensaje informativo debería ser un acto reflejo para defenderse de la mentira y de la manipulación. La única herramienta válida para analizar los niveles de delincuencia son las estadísticas. No podemos inducir niveles de delincuencia a partir de la realidad instalada por los medios.

Pero los medios no sólo se quedan en la formación de la realidad. El mensaje no sólo nos dice “que pasa”, sino que muchas veces viene cargado de opiniones que nos muestran “como resolverlo”.

Los hechos de violencia se repiten una y otra vez generando en las personas una sensación de inseguridad que lejos de conducir a las mismas a un clima de racionalidad, son llevadas a la irracionalidad emocional, y bajo ese estado suelen reclamar por medidas represivas, “mano dura”, para con las personas que por alguna razón cometen delitos.

Aislar el conflicto de la historia

Más allá de cual sea la frecuencia de repetición de un hecho delictivo en los medios de comunicación, y como cualquier hecho, en tanto consecuencia, tiene sus causas, las cuales deben ser analizadas si se quiere evitar que estos hechos vuelvan a ocurrir en el futuro.

El análisis que se observa en los medios de comunicación es superficial. En los mismos solamente se observan las consecuencias de los hechos, pero nunca se profundiza en las causas. Se aisla el conflicto de la historia, como si el problema de la delincuencia fuese un problema que surgió de la nada, como si no hubiesen culpables en la generación de una violencia y criminalidad que hoy afecta nuestro país.

Cabría preguntarse si la concentración de la riqueza que la Argentina vino padeciendo desde el comienzo del período de liberalización del mercado con la dictadura del 76, si la profundización de ese modelo durante los 90 con la privatización del estado, el endeudamiento externo, el cierre de miles de fábricas y el crecimiento de desempleo tienen algo que ver en la delincuencia.

Cabría preguntarse si no son los medios también culpables de la situación delictiva actual. ¿Que valores nos transmitieron durante todos estos años? Si se forma a una sociedad de manera tal que el hecho de “tener” es más importante que “ser”, ¿no es esperable que aquellos que no tienen, pongan en riesgo su vida y la de los demás por el simple hecho de “tener” algo? Es posible que el individuo que comete un delito valore más eso que roba que a su propia vida, que a su propio futuro.

La solución

Éstas son solo algunas de las preguntas que nos deberíamos hacer antes de salir a la calle a pedir represión y muerte, de pedir leyes duras y más policías en las calles. La solución “fácil” o de corto plazo, no existe. Desde este espacio tampoco creemos que el endurecimiento de las penas o la baja de la edad de imputabilidad tienen sentido alguno en la lucha contra la delincuencia. Los crímenes se cometen bajo estados emocionales muy fuertes que están lejos de la racionalidad o el análisis de riesgos, de las consecuencias futuras. Asimismo, poner más policías en las calles tampoco es una solución de fondo.

Si creemos que un nuevo mapa de medios, con comunicadores sociales que transmitan otros valores culturales, puede ayudar a cambiar la mentalidad de la sociedad. Las políticas de generación de trabajo con inclusión social que vayan generando expectativas de futuro en las personas son también pequeños pasos en la solución del problema de la delincuencia.

Pero no podemos pedir seguridad al mismo tiempo que defendemos la renta sojera. No podemos pedir seguridad y al mismo tiempo defender la concentración mediática. No podemos pedir seguridad y al mismo tiempo criticar la regulación del estado en la economía.

No podemos esperar seguridad, mientras desde los medios se imponga a Ricardo Fort como modelo de persona a seguir por el resto de la sociedad.

9 comentarios:

  1. Normalmente no veo los noticieros de los grupos oligopólicos , pero la última semana estaba viendo la repetición no ya en TN sino en los canales de aire de Mar del Plata pertenecientes al grupo Clarin y Telefonica y era insoportable la repeticion del mismo hecho diariamente , la simplificación de la realidad y las reacciones fachistas de la sociedad mnientras no s eindagan causas y posibles soluciones , yo les digo a los piden repreesion del delio sin siquiera interrogarse que causa lleva a un aumento del delito en nuestra sociedad en los últimos 20 años , mi percepción siempre fue que el peor momento fue en 2001-2002 y asi de hecho lo muestras las estadísticas . Yo me voy al otro extremo siempre porque creo que si no se indagan causas y posibles soluciones que pasen por un cambio de expectativas sociales y educativas se van a cansar de hacer carceles y van a pedir bajar la edad de imputabilidad a los 6 meses y no les va a alcanzar van a pedir condenar a los padres y a los abuelos porque el enano fachista crece con la repetición de hechos que realizan los medios y nos pretenden mostrar una realidad acuciante . Hoy mismo veo haciendo zapping un cuadro en el canal de De Narvaez por un caso diciendo cada dia somos uno menos , ignorando cuantas personas mueren a diario en accidentes de transito , por enefermedades , por edad , suicidios y otras y cuantos bebes nacen por día ,porque que yo sepa cada día somos mas los argentinos por suerte porque este país continúa practicamente despoblado

    ResponderEliminar
  2. La verdad, estoy cansado de escuchar análisis sobre si la inseguridad es tal o no. No tengo soluciones para el problema porque es complejo. Si de mi dependiera, atacaría el flagelo desde varios ángulos:

    a)Mejora de la infraestructura carcelaria y amplicación de la capacidad.
    b)Campañas de educación en oficios varios para personas en riesgo, gestionadas por los estados municipales o incluso por juntas vecinales.
    c)Huertas comunitarias y fomento de las cooperativas de trabajo, sin impuestos de ningún tipo por al menos una generación.
    d)Justa dureza en las penas de cárcel efectiva que sean impuestas. Política de 3 strikes para delitos menores (con dolo), cometés 3 de esos sucesivamente y tenés prisión efectiva.
    e)Trámites abreviados para los procesos penales
    f)Policías bien pagados y entrenados
    g)Erradicación de villas y formento de programas de construcción participativa de viviendas, con pago diferido hasta en 60 años acreditando situación de emergencia.

    Con eso se tendría un panorama un tanto distinto, pero dudo que pase. No hay voluntad de llegar a eso.

    ResponderEliminar
  3. Javier: Mucha verdad en tus palabras.

    Leak: El mío no es un análisis estadístico de la inseguridad ni pretende serlo. Pero creo haber escuchado (tengo que profundizar) que las estadísticas de Buenos Aires no son para nada malas en cuanto a tasa de mortalidad.

    Sin embargo yo tengo otra solución a lo que usted expone. No creo que la inseguridad se solucione creando cárceles, no se puede encarcelar a todos los excluidos sociales del país. Es más, si no se hace algo para incluirlos, cada vez serán más. Es inviable pretender encerrar a todos los pobres.

    Si creo en el trabajo. Pero para que haya trabajo necesitamos empresas, industrias, es decir producción no sólo de materias primas.

    Esa es la discusión de fondo de hoy. Ante la crisis internacional, nos situamos en un momento excelente para proteger nuestra economía de las importaciones y comenzar a sustituirlas. Pero claro, todo sería más fácil si nuestra burguesía fuese un poco mas nacional y no tan cipaya.

    Estados Unidos entendió eso y hoy es la principal potencia del mundo. O se trabaja la materia prima con industria nacional, o se entrega la materia prima para que la trabajen los de afuera, un modelo neo-colonial.

    ResponderEliminar
  4. Pensé que hablábamos de la inseguridad. El trabajo, si bien fundamental, es una de las tantas cuestiones de importancia social que también inciden en la inseguridad. Por eso mencioné el fomento de cooperativas de trabajo, la educación en oficios, las huertas comunitarias y la construcción participativa de viviendas. Sin embargo, mencioné lo de las cárceles y los policías y lo de los procesos penales abreviados porque también tiene que ver con la inseguridad.
    Mientras pretendemos llegar al pleno empleo (una utopía, por desgracia), hay que ocuparse de avanzar en otros frentes también, simplemente eso.
    Ahora bien, rechazo el apelativo de cipaya para la burguesía nacional. Conozco a muchos empresarios argentinos que no andan en tratativas espurias con el Estado y que siempre apostaron al país, incluso cuando éste no hizo más que darles la espalda.
    En cuanto al modelo de industrialización, no concuerdo con el proteccionismo como está implementado ahora.
    No considero correctas ni las retenciones ni los impuestos a la exportación y considero demasiado altos los valores arancelarias y paraarancelarios a la mayoría de las importaciones, especialmente a aquellas de capital de trabajo, como herramientas. Para apoyar a la industria yo eliminaría todas las trabas a la exportación que pueda, firmaría acuerdos de libre comercio sensatos y alentaría a la industria (de cualquier clase) con desgravaciones impositivas internas. Claro, esto significaría que el Estado dispondría de menos recursos por el cobro de impuestos, pero lo forzaría a ser eficiente y a cumplir con sus obligaciones sin atosigar a las actividades productivas que crean el trabajo que tanto se necesita.

    ResponderEliminar
  5. Aguante Ricardo FORT!!!! Es Un capo, y no porque tiene plata, yo tengo plata y soy diferente, pero el tiene talento , canta exelente, baila exelente. Esta sociedad es lamentable, ven la gita de gente que se revento lagurando cuando de arriba hacen lo mismo que fort pero con plata que es nuestra y nadie hace nada....... Tenemos un artista y un talento que no lo saben aprobechar, cuando aparece un payaso como ale con una Negra de cuarta que no tiene un mango, con tetas hechas, y que sin maquillaje te dan ganas de vomitar.....

    AGUANTE FORTTTTTTT!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. No me sorprende que determinados sectores sociales defiendan a una persona asi.Ricardo Fort se integró a este programa llamado "Showmatch" con el fin de conseguir el apoyo monetario que brinda la población argentina; ¿Y que acaso el no es un millonario empresario dueño de una fábrica de chocolate? El perfectamente podía hacerse cargo de las necesidades de esas personas. Resumiendo lo anterior, Ricardo Fort se unió a "Showmatch" para obtener FAMA, porque fortuna ya tiene; y al parecer tiene suficiente como para presumir acerca de sus "costosas pertenencias materiales", promoviéndo asi un imágen sumamente consumista. Peor es, que la televisión argentina se preste para estas cosas.
    Más allá de que Ricardo Fort sea considerado un artista, por algunos, y tenga un gran número de fans en su grupo de facebook; no hay que olvidarse de la exposición en los medios de comunicación en donde promueve su consumismo moderno y su fisico modificado mediante cirugía plástica, que defiende el estereotipo de belleza de la actualidad: la mayoria de la población actual conisderaría como "bello" a aquel hombre que fisicamente es atlético y voluptuoso.
    Mi conclusión: realmente es decepcionante y lamentable que se le de cámara a un tipo asi, pero nadie debería sorprenderse ya que forma parte de la "Tinellización" (como el César: "pan y circo") que corrompe la mentalidad de la población argentina, la fama es transitoria pero la mentalidad, una vez establecida, no lo es.
    Además habría que tener en cuenta que muchas personas forman parte de grupos de facebook solo para sentirse "parte de algo" y que ese pensamiento de "no tengo nada en común con nadie" tan común en la gente de hoy, sobre todo en adolescentes desparezca?. No, eso es lo que ellos quieren creer. Pero es que ignoran que todas las personas somos diferentes y en el fondo iguales o si lo prefieren parecidas.
    Basta ya de hipocrecía!!Hablamos de Argentina, en donde hasta hace años los niños comían tierra para saciar su hambre. Si Ricardo Fort fue criado en una familia acaudalada ¿donde estaba en ese entonces para mostrar su generosidad?...

    ResponderEliminar
  7. Fort, por favor, que primero se acepte a sí mismo tal cual es, y, luego, es muy posible que la sociedad lo acepte.
    ¿Artista talentoso? ¿Fort?
    Cordialmente,
    Yo.

    ResponderEliminar